Enfermedades osteoarticulares, Ejercicio y prevención

Enfermedades osteoarticulares

Enfermedades osteoarticulares

Enfermedades osteoarticulares, Ejercicio y prevención

Para las Enfermedades osteoarticulares, a continuación le explicamos los beneficios que la actividad física aporta en su prevención. En la actualidad está demostrado que la práctica del ejercicio regular y diario contribuye y beneficia a mantener una buena salud y a prevenir enfermedades de todo tipo. Además el ejercicio estimula a la persona a optar por hábitos de alimentación más saludables. Así como mejorar la resistencia física y la salud cardiovascular. Ayudar a bajar la concentración de triglicéridos, de colesterol y llevar a un cambio positivo en el estilo de vida. 
 
Es muy importante en nuestra rutina diaria tener un plan de ejercicio fisico, con una dieta asignada y una frecuencia de la actividad física.
 
El hacer ejercicio de manera espontánea, sin indicación alguna, puede tener consecuencias negativas para nuestra salud. Por lo tanto es necesario la orientación de especialistas para alcanzar las metas que nos proponemos.
 
En cuanto a las enfermedades osteoarticulares, el ejercicio orientado es de gran utilidad tanto en la prevención como en el tratamiento de algunas sintomatologías.

El ejercicio para este tipo de enfermedades como prevención ayuda en: 

  • Los reflejos, la coordinación y el tono muscular.
  • Beneficia la circulación en terminaciones sanguíneas en el músculo esquelético
  • Mejora la estructura, función y estabilidad de ligamentos, tendones y articulaciones.
  • Mejora la postura, con lo que ayuda a evitar enfermedades osteoarticulares.
En cuanto a la osteoporosis el ejercicio físico es la clave para tener un esqueleto fuerte. El entrenamiento y ejercicio mejora la densidad ósea y previene el deterioro de los huesos. Ayuda a la reducción de las fracturas.
 
Para el tratamiento de la artritis ejercicios de entrenamiento de resistencia moderado son efectivos para prevenir y reducir la artritis, ya que ayudan a fortalecer los músculos que rodean las articulaciones.
 
La actividad física en un paciente con lupus ejerce un efecto positivo en su calidad de vida. El ejercicio reduce el stress. El relajamiento reduce el cortisol por lo tanto se reduce también la inflamación.
 
En cuanto a la artrosis la actividad física mejora la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación. Factores que  hacen que el cartílago articular, que es el que sufre en la enfermedad, padezca menos. Un adecuado manejo del deporte, tanto para profesionales, como a personas que lo realizan en la vida diaria por salud, generará bienestar a la articulación.
 
Por lo general todas las enfermedades osteoarticulares se pueden prevenir o manejar con un adecuado ejercicio. Para un mejor entendimiento en el tema y manejo de cualquier enfermedad articular consulte al Doctor Carlos Ochoa, especialista en enfermedades reumatológicas.