Degeneración del cartílago en la artrosis de rodilla

A continuación la explicación sobre la degeneración del cartílago en la artrosis de rodilla, sintomatología representativa en este tipo de enfermedad.

La artrosis también conocida como osteoartritis es una enfermedad reumática degenerativa que afecta a las articulaciones. Tales como muñeca, codos, caderas, etc. Es una enfermedad que consiste en el desgaste del cartílago que cubre el hueso de la articulación. Cuando este desgaste se produce en la rodilla es el cartílago del fémur, tibia o rótula el que se deteriora, produciendo un fuerte dolor a la persona que lo padece, con el rozamiento de los huesos.  Existen dos tipos de artrosis: la llamada primaria provocada por causas desconocidas y la secundaria, que tiene causas específicas como traumas, condiciones reumatológicas, deformidades congénitas, trastornos metabólicos y endocrinos.

El desarrollo de la enfermedad es lento y el dolor empeora y aumenta con el paso del tiempo. Para esta enfermedad no existe una cura específica, pero,  hay diversas opciones de tratamiento médicamente hablando, que ayudan a controlar el dolor, mantenerse a la persona activa y llevar adelante una vida satisfactoria.

Por lo general una rodilla sana puede flexionarse y enderezarse sin dificultad, gracias a el tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular. Este cubre y protege, así como amortigua los extremos de los huesos que forman la rodilla.

Entre estos huesos, hay dos meniscos o cartílagos que sirven como «amortiguadores» de la rodilla. Aquí la artrosis consiste en el  desgaste de estos cartílagos. El dolor que produce la enfermedad genera debilidad y pérdida de función muscular y pérdida de la propiocepción y control postural, entre otros trastornos.

Tratamientos para artrosis de rodilla

Fisioterapia: Se recomiendan ejercicios para aumentar la flexibilidad articular y el rango de movimiento de la articulación de la rodilla.

Perdida de peso: La pérdida de peso del paciente reduce la carga sobre las rodillas así como el dolor. Este se logra mediante la modificación del estilo de vida, en cuanto a dietas y ejercicios diseñados para cada persona.

Fármacos: Se recomienda el acetaminofen y los antiinflamatorios no esteroides.

Inyecciones intra articulares: Tales como ácido hialurónico y /o corticoides, previa realización de ecografía musculoesquelética.

Opciones de tipo ortopédico: Se utilizan soportes ortopédicos o de calzado. Estos apoyos ayudan a reducir el dolor y la carga de la articulación y mejorar la función.

Además de este tipo de tratamiento también podemos tratar al paciente con anti inflamatorios convencionales , y naturales. Además de medicamentos que mejoran los síntomas sin ser anti inflamatorios y los procedimientos intra articulares guiados con ecografía como plasma rico en plaquetas y acido hialurónico

De todos modos este tipo de recomendaciones deben ser primero diagnosticadas por un reumatólogo previo análisis de diagnósticos, estudios y exámenes realizados a las personas. Cualquier dolor que se produzca en su rodilla consulte primero al especialista. Y muy importante para cualquier tratamiento  se recomienda ir con calma, poco a poco y no desesperarse con la recuperación.

En la clínica del Doctor Carlos Ochoa especialista en artrosis contamos con la tecnología y conocimientos necesarios para el manejo de este tipo de sintomatología. No dude en consultarnos para brindarle el mejor apoyo en su enfermedad.

Call Now ButtonLlámanos

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

Share This
Abrir chat